Nuestra historia

Algunos suelen pensar que un globo no es más que un elegante o circunstancial revestimiento del aire, pero no, se equivocan.
Mejor he decidido preguntarles:
¿Alguna vez se han planteado seriamente la incógnita de qué contiene verdaderamente un globo? ¿Se han puesto a pensar en todo lo que puede contener?
Siquiera fuera algo simple y siquiera pudiera volcarse todo ese contenido para analizarlo a plena luz, sin abrumarse.
Por supuesto que no estamos hablando de un globo cualquiera, no, claro que no. El globo que asciende, esto es: el globo hinchado con helio, corre una suerte muy diferente a aquellos otros que se apoyan en nuestros pulmones. Corre una suerte diferente porque busca las alturas, busca lo lejano, y nada hay que sea más importante que elevarse.
Más todavía, a veces imagino -y asumo que románticamente- las aventuras de estos globos volantes:

Surcando los aires, en delicado y dulce vaivén, algunos son librados para enviar deseos de bienaventuranza a todos aquellos que ya nos abandonaron. ¡Allá se dirigen a establecer el anhelante contacto!
Pero también suelen ser esparcidos en son de fiesta, de algarabía y júbilo, expresando toda esa exultante expansión de nuestros sentimientos felices. Se envían en casamientos, en fiestas conmemorativas, cumpleaños y otras tantas celebraciones. ¡Allá van a poblar los aires, difundiendo nuestra ventura, haciéndonos sentir, por breve que sea, parte de los cielos!
Cada suelta tiene su nombre, cada una su motivo y todas juntas son el símbolo de nuestra trascendencia. Una trascendencia que busca entregando y que entregando se encuentra. Una búsqueda atemporal que pretende enlazar los extremos, que busca alarnos a los que permanecemos en la tierra.

Piénsenlo un momento.
Estos globos, tan livianos, tan libres, no pueden menos que estar hinchados de vida. Son llenados con lo mejor de cada uno, que se brinda al futuro en una ráfaga altruista de esperanza. Son cargados con todo el sentimiento y es el sentimiento mismo el que puja junto a nosotros para llenarlos.
Por eso alados, por eso volantes, por eso tan libres. Son un desprendimiento oviforme de todo lo que siempre es mejor dado al viento, de todo que el viento mismo siembra siempre en la tierra mejor.
Será por algo de todo esto, acaso, que sean tan diferentes a aquellos otros globos de circunstancia. Será por esto, acaso, que nos guste tanto, que tanto nos guste trabajar con ellos, y juntos crearlos.

Todo comenzó hace 6 años. Un futuro que comenzaba a ascender paulatinamente
Fue un camino fragoso, porque transitábamos, respectivamente, un contexto personal algo difícil.

Por suerte para nosotros no resultaba muy complicado comenzar con el proyecto, porque disponíamos de todo lo necesario como para dar rienda suelta a nuestra imaginación. Entre globos y helio, teníamos también una rudimentaria página web que fuimos perfeccionando gradualmente. Así comenzamos: como una página web, y pretendemos que así siga siendo.

Sinceramente no pensábamos que el plan pudiera proliferar tanto, pero nos equivocamos notablemente. Más allá de algunas vicisitudes más y menos graves; luego de que esa idea primigenia casi reventara, todo nos ha fortalecido humanamente y ha fortalecido, a su vez, al desarrollo de nuestro emprendimiento. Más de una vez debimos aliviar la presión, pero siempre encontramos una manera; siempre, juntos.
Entre algunas de nuestras hazañas se encuentra el medio de transportación empleado para realizar las entregas. Comenzamos con un humilde autito, en el cual hemos llegado a introducir 35 globos inflados; pero con el tiempo pudimos hacernos con un vehículo algo más apropiado: una furgoneta pequeña, en la cual -y prometemos que todavía no lo hemos cotejado con los récords Guinness- hemos logrado trasladar 110 globos inflados.

Todo esto que puede resultar extravagante es, en verdad, una estrategia con miras al servicio y a la celeridad en el proceso de entrega; pero tampoco desconocemos que deja entrever que es la nuestra una ardua tarea que llevamos adelante con mucha dedicación y esfuerzo.  
En toda esta aventura hemos atendido a incontable cantidad de particulares, como así también a asociaciones trascendentes, tales como:
Luz Del Cielo, Mc Donalds, Claro, Direct TV, Canal 9 de Mendoza, Tres Provincias Seguros, Gases Aconcagua, Triunfo Seguros, Diario MDZ de Mendoza, Diario Los Andes de Mendoza, etc.

Hemos sido parte de celebraciones, de conmemoraciones y también de duelos; en suma, hemos sido parte de la vida de muchas personas.
Hemos aportado nuestros servicios para que cada cual tenga su merecida ceremonia y creemos haberlo hecho con mucha dignidad y compromiso.
Hemos acompañado a muchos y lo más importante, nos hemos acompañado en cada tramo, sin desligarnos, porque consideramos que estar cerca, que recordarse, que estar juntos, es siempre lo más importante.

Empresas que confiaron en nosotros